Sentencias y Artículos
 
 

Sentencia de 2 de julio de 2013, del Juzgado de Primera Instancia nº8 de Granada, declara la resolución del contrato de Participaciones Preferentes ABN AMRO vendidas por Bankinter, con condena al reintegro del capital

 
 
 
 
 
 
 

Sentencia de 2 de julio de 2013, de Juzgado de Primera Instancia de Granada, que estimando la acción subsidiaria interpuesta en la demanda, declara la resolución del contrato de “Participaciones Preferentes ABN AMRO” vendidas por Bankinter S.A. a una cliente minorista licenciada en farmacia, así mismo condena al reintegro del capital aportado más los intereses legales devengados desde la fecha de suscripción, más los correspondientes desde la fecha de interposición de la demanda, debiendo deducir los importes de las cantidades percibidas en concepto de intereses.

Dicha resolución estima la acción subsidiaria, de resolución de contrato e indemnización de daños y perjuicios, ya que considera que la acción de nulidad esta prescrita,  cuestión esta que resuelta por la Sala 1ª del  Tribunal  Supremo, en sentido contrario al que establece la sentencia, concluyendo que el momento de la perfección del contrato (suscripción), no es lo mismo que el de la consumación del contrato, que en contratos como el que nos ocupa, sobre participaciones preferentes, al resultar un producto perpetuo, no empezaría a computar dicho plazo hasta el cumplimiento de todas las obligaciones.

Así la Sentencia del Tribunal Supremo Sala 1ª, S 11-6-2003, nº 569/2003, rec. 3166/1997, establece,  ”dispone el art. 1301 del Código Civil EDL 1889/1 que en los casos de error, o dolo, o falsedad de la causa, el plazo de cuatro años, empezará a correr, desde la consumación del contrato , norma a la que ha de estarse de acuerdo con el art. 1969 del citado Código EDL 1889/1 . En orden a cuando se produce la consumación del contrato , dice la sentencia de 11 de julio de 1984 EDJ 1984/7304 que "es de tener en cuenta que aunque ciertamente el cómputo para el posible ejercicio de la acción de nulidad del contrato de compraventa,  pretendida por intimidación, dolo o error se produce a partir de la consumación del contrato , o sea, hasta la realización de todas las obligaciones (sentencias, entre otras, de 24 de junio de 1897 y 20 de febrero de 1928), y la sentencia de 27 de marzo de 1989 EDJ 1989/3328 precisa que "el art. 1301 del Código Civil EDL 1889/1 señala que en los casos de error o dolo la acción de nulidad del contrato empezará a correr "desde la consumación del contrato ". Este momento de la "consumación" no puede confundirse con el de la perfección del contrato, sino que sólo tiene lugar, como acertadamente entendieron ambas sentencias de instancia, cuando están completamente cumplidas las prestaciones de ambas partes".

Letrada: Dª Mª Dolores Arlandis Almenar