Sentencias y Artículos
 
 

SENTENCIA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UNION EUROPEA: Requisitos de información que deben cumplirse cuando se ofrecen productos como los Derivados Financieros

 
 
 
 
 
 
 

Ayer mismo, 30 de mayo de 2013, ha salido Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Sala Cuarta, asunto C-604/11, con pronunciamiento sobre los requisitos de información que deben cumplirse cuando se ofrecen productos como los Derivados Financieros (SWAP, COLLAR, CAP , FLOOR…).

La legislación aplicable es la Directiva 2004/39 y en concreto el artículo 19 apartados 4 y 5. Que en definitiva exigen la elaboración de los distintos test de conveniencia e idoneidad:

«4. Al prestar asesoramiento en materia de inversiones o realizar gestión de carteras, la empresa de inversión obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia en el ámbito de inversión correspondiente al tipo concreto de producto o servicio, la situación financiera y los objetivos de inversión del cliente o posible cliente, con el fin de que la empresa pueda recomendarle los servicios de inversión e instrumentos financieros que más le convengan.

5. Los Estados miembros se asegurarán de que las empresas de inversión, cuando presten servicios de inversión distintos de los contemplados en el apartado 4, pidan al cliente o posible cliente que facilite información sobre sus conocimientos y experiencia en el ámbito de inversión correspondiente al tipo concreto de producto o servicio ofrecido o solicitado, de modo que la empresa de inversión pueda evaluar si el servicio o producto de inversión previsto es adecuado para el cliente.»

En caso de que la empresa de inversión, basándose en la información recibida en virtud del apartado anterior, considere que el producto o servicio no es adecuado para el cliente o posible cliente, deberá advertirle de su opinión. Esta advertencia podrá facilitarse en un formato normalizado.

En caso de que el cliente o posible cliente decida no facilitar la información solicitada a la que se refiere el párrafo primero o no facilite información suficiente en relación con sus conocimientos y experiencia, la empresa de inversión advertirá al cliente o posible cliente de que dicha decisión impide a la empresa determinar si el servicio o producto previsto es adecuado para él. Esta advertencia podrá facilitarse en un formato normalizado.»

La cuestión planteada pedía que se identificara cuándo estos productos pueden calificarse como Servicio de Inversión para que fuera de aplicación la normativa relacionada anteriormente:

- Serán Servicio de Inversión

«Por lo tanto, procede responder a la primera cuestión que el artículo 4, apartado 1, punto 4, de la Directiva 2004/39 debe interpretarse en el sentido de que el hecho de ofrecer un contrato de permuta financiera a un cliente con objeto de cubrir el riesgo de variación del tipo de interés de un producto financiero que ha suscrito dicho cliente es un servicio de asesoramiento en materia de inversión, tal como se define en dicho precepto, siempre que la recomendación relativa a la suscripción de ese contrato de permuta se dirija a dicho cliente en su calidad de inversor, que se presente como conveniente para el cliente o se base en una consideración de sus circunstancias personales, y que no esté divulgada exclusivamente a través de canales de distribución o destinada al público.»

- No se considerará Servicio de Inversión como establece el artículo 19 apartado 9 de la citada Directiva 2004/39:

«9. En caso de que se ofrezca un servicio de inversión como parte de un producto financiero que ya esté sujeto a otras disposiciones de la legislación comunitaria o a normas europeas comunes para entidades de crédito y créditos al consumo relativas a la valoración de riesgos de los clientes o a los requisitos de información, dicho servicio no estará sujeto además a las obligaciones establecidas en el presente artículo.»

Es decir que exclusivamente cuando los Derivados Financieros formen parte de un producto financiero, no será de aplicación los preceptivos test. No obstante esto no quiere decir que NO EXISTAN OBLIGACIONES DE INFORMACION, como está ocurriendo con los Derivados Financieros Implícitos.

Así cuando el Derivado Financiero o servicio de inversión, forme parte del producto financiero (préstamo, leasing….), también habrá que valorar el riesgo del Cliente y ofrecer dentro de la información del producto financiero las características del servicio de inversión:

«Resulta de las precedentes consideraciones que el artículo 19, apartado 9, de la Directiva 2004/39 debe interpretarse en el sentido de que, por una parte, un servicio de inversión sólo se ofrece como parte de un producto financiero cuando forma parte intrínseca de éste en el momento en que dicho producto financiero se ofrece al cliente y, por otra parte, lo dispuesto en la legislación de la Unión y en las normas europeas comunes a las que se refiere dicho precepto debe permitir una valoración del riesgo de los clientes o establecer requisitos de información que incluyan asimismo el servicio de inversión que forma parte intrínseca del producto financiero de que se trate, para que este servicio deje de estar sujeto a las obligaciones enunciadas en dicho artículo 19.»

Por lo tanto aunque el Derivado Financiero no se haya ofrecido de manera externa y no se le apliquen las obligaciones del información de la Directiva 2004/39, por lo menos deberá cumplir con las obligaciones de información propias de los productos financieros, por ejemplo contener sus características dentro de las Ofertas Vinculantes de los créditos que los incorporan, o Folletos informativos previos.

En cualquier caso la información precontractual es muy relevante, y las repercusiones contractuales de la inobservancia de las obligaciones que en todos estos casos impone la Directiva 2004/39 corresponderá evaluar al ordenamiento jurídico interno de cada Estado.