Somos especialistas
 
 

Procedimientos Concursales

 
 
 
 
 
 
 

Experiencia en Derecho Concursal: analiza y gestiona las situaciones económicas complejas, tanto en aquellas que sea necesario interponer un concurso como en la prevención de situaciones económicas difíciles futuras. Tanto en personas físicas como jurídicas.

Asesoramos a las empresas y analizamos las posibles soluciones basándonos en la presentación de Expedientes Concursales o de Regulación de empleo.

Planteamos apoyo en:

  • Asesoramiento en procesos de crisis
  • Preparación , tramitación y asesoría jurídica de procedimientos concursales
  • Asesoramiento en materia de responsabilidad de los administradores derivada de procedimientos de insolvencia
  • Procedimientos de derivación de responsabilidades tanto civiles como penales

Adicionalmente prestamos asesoramiento a aquellos clientes cuyos créditos quedan incurridos en procedimientos concursales o de insolvencia , como por ejemplo:

  • Presentación de demandas de reclamación de cantidad , personación en expedientes concursales
  • Asesoramiento jurídico relativo a recuperación de deudas concursales tanto ordinarias como garantizadas
  • Derivación de responsabilidades a sociedades vinculadas y administradores
  • Acciones de retroacción

a) ¿Qué es el concurso de acreedores?

El concurso de acreedores es el procedimiento judicial para resolver las situaciones de insolvencia de la empresa bien sea inminente o actual, que pretende proteger de un lado a los acreedores y de otro a la empresa concursada para que continúe con su actividad y evitar la responsabilidad personal de los miembros del órgano de administración.

b) Responsabilidad de los administradores

La solicitud de declaración de concurso es un deber para el órgano de administración de la sociedad mercantil deudora, de forma que su omisión puede derivar en responsabilidad –incluso patrimonial- de los administradores de la sociedad.

c) ¿Cuándo existe obligación de solicitar el concurso?

El deudor deberá solicitar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia, y esta se presume en la existencia de alguno de los hechos que aparece en el Art. 2.4 de la Ley Concursal.

  1. Cuando no se cumplan con regularidad con las obligaciones de pago contraídas.
  2. Cuando no disponga de bienes suficientes para atender una ejecución de embargo, ante la existencia de embargos.
  3. Ante la existencia de embargos que afecten de manera general a su patrimonio.
  4. En situaciones de impagados durante tres meses de las obligaciones tributarias o de las cuotas a la Seguridad Social.